Conectate con nosotros

Espectaculos

Discos: “El Ruiseñor, el Amor y la Muerte” Lo nuevo del “Indio” Solari: Del rock al palo a la nostalgia al palo

Publicado hace

el

En su quinto álbum solista, el músico se muestra más directo y al desnudo que nunca, a lo largo de 15 canciones que dejan al oyente sin aire.

La carrera solista de Carlos “Indio” Solari no sólo está llena de seudónimos socarrones sino también de discos fascinantes con un sonido personal e inimitable, entre rockero heroico y tecno-industrial, con superposición de capas sonoras y planos vocales. Además, claro, de poseer un puñado de canciones que rozan la perfección. Sin embargo ahora logra superarse y llegar a cimas extraordinarias con su quinto álbum, El Ruiseñor, el Amor y la Muerte, cuyo arte de tapa muestra una foto de sus padres, José y Chicha, y cuyo interior está plagado de retratos de figuras que moldearon su universo y la manera de ver el mundo y hacer arte. Por ejemplo Allen Ginsberg, Jack Kerouac, Antonin Artaud, Thomas Merton, Werner Herzog, Alfred Jarry, Xul Solar, Frank Zappa, John Lennon y su querido Tom Petty.

De punta a punta, El Ruiseñor, el Amor y la Muerte impresiona y sorprende por su contundencia, con una colección de 15 canciones que pasan de un clima a otro y dejan al oyente sin aire, boquiabierto. El Indio muestra aquí todas sus cartas, más directo y al desnudo que nunca, sin la habitual sobreabundancia de metáforas enigmáticas. Y dado que es inminente la edición de su autobiografía, está claro que se encuentra en un momento retrospectivo, que aquí se traduce musicalmente en un amplio abanico que va del rock al palo a la nostalgia al palo.

 

Otoñal, casi como un film de Bergman o el Allen más reflexivo, Solari habla de sí mismo y consigue al mismo hablar de todos, como yendo de lo particular a lo general, con escalas en obsesiones del inconsciente colectivo. Aquí presenta canciones casi como capítulos de su vida, mirando con orgullo al adolescente soñador, celebrando los momentos de amor, y musitando sobre el fantasma de la muerte que siente rondar cerca. También acusa los golpes mediáticos y sentencia que “Los tontos no descansan jamás, viven y no dejan vivir”, aunque agrega que quizás “Todo lo feo acabó”.

El inicio, con Pinturas de guerra, posee un ritmo potente y veloz, con guitarras superpoderosas y un anuncio directo: “¡Volveré a dar batalla!”. Ese tono rockero regresa recién cuatro temas después, con los riffs de Strangerdancer y una letra que parece dirigida a los fondos buitre o el FMI. En el medio hay una increíble seguidilla de hits como la mirada de un moribundo en el mid-tempo La oscuridad, el clima festivo de los míticos “Lozanazos” ricoteros en El callejón de los milagros y el lento que da título a la placa.

A un tercio del camino, nomás, ya está clara la supremacía de las melodías y la variedad estilística, características que continúan en un elogio sobre la falsedad de El martillo de las brujas (con guiños a los coros de Juguetes perdidos), un relato sobre Albert Hofmann, el aire oriental de Canción para un terrorista bonito (con graffitti incluído: “La verdad se hace débil cuando el miedo la ataca”), el épico La pequeña mamba, y el estremecedor relato de La moda no es vanguardia, donde cansado canta “Los muertos sin alma me quieren juzgar”, y admite que quizás hubiera aceptado la invitación de La Parca.

 

El tramo final, cual repertorio de recital, no deja respiro: el hit rockero A bailar que no hay infierno, el gesto a Páez en La ciudad de los encandilados, el lento y nostálgico Ostende Hotel, los personajes marginales de Crumb y la guitarra punzante de Panasonic y el mundo a sus pies, hasta concluir con una sección de vientos de fiesta ricotera.

Párrafo aparte para una banda que mantiene la dupla Benegas-Comotto y ahora luce la base de Cerati (Carrizo-Nalé), hecho que dinamita la falsa rivalidad Soda-Redondos y que invita a buscar paralelos entre este disco con Fuerza natural, en cuanto a la manera de asumir las influencias musicales de toda una vida y dejar de lado la experimentación extrema.

Esta verdadera obra magna en la discografía del rock argentino es un desfile de hits que merecen una difusión radial masiva, mucho mayor a sus álbums anteriores, dado que revalorizan el formato casi clásico de la canción de rock, justamente esa estructura que él mismo se encargó de deconstruir y reinventar en la etapa final de los Redonditos y el inicio de su carrera solista.

“El dolor más puro es el de haber sido tan feliz”, asegura en una letra, y agrega: “Gané lo que nunca merecí”, sin detenderse en dejar la modestia de lado y admitir que su música marcó la vida de miles de personas en este país.

 

Fuente: Clarin.com

 

Sigue leyendo
Haga clic para comentar

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espectaculos

Vivir para cantar: los 60 de Madonna en diez discos

Publicado hace

el

La indiscutible reina del pop llegó a las seis décadas este jueves y para celebrarlo, va una lista de diez placas editadas en estos 35 años de carrera. Ray of Light, Confessions On A Dance Floor, Like a Prayer, Music y Erotica son algunos de los álbumes elegidos. Dale play.

(más…)

Sigue leyendo

De tu lado

Juan Carlos Canarosso ” ORGULLO ARROYENSE “

Publicado hace

el

Juan Carlos Canarosso fue recibido por el intendente luego de su distinción en la ciudad de Buenos Aires.

(más…)

Sigue leyendo

Espectaculos

Analia Bocassi y Juan Junco éxito en Arroyo Seco

Publicado hace

el

Fue en la conducción de la GALA ESPECIAL del programa “VOZ X EL 2” que se emite por Canal 2.

(más…)

Sigue leyendo

Lo Más Visto

WhatsApp chat