Ciudad

Miguel ya se encuentra en Arroyo Seco

El joven de nuestra ciudad Miguel Oppedisano, sufrió una caída de aproximadamente desde cien metros estando en la máxima altura del cerro El Potrerillo provincia de Mendoza.

Miguel junto a otros 9 expedicionarios, emprendieron la subida de la cuesta, mientras otros 3 de los 12 que viajaron hacia esa provincia para realizar turismo aventura, se quedaron en el refugio. Lo que le sucedió según el mismo relata es algo que aún no puede entender por la semejante caída sin sufrir una sola quebradura.

De regreso a su casa, luego del mal momento vivido, Oppedisiano narró para Info Arroyo:

“Habíamos llegado a la cima del cerro, estuvimos un rato y emprendimos los nueve amigos la bajada. Era empinada, de pronto baje algunos tramos caminando y la propia inercia con el peso del cuerpo me obligó a correr como 30 metros. En la corrida choque con unas piedras y comencé a caer, calculo que fue una caída de cien metros. En un espacio del cerro quedé detenido y vinieron en mi ayuda varias personas. Una de ellas un desconocido llamado Juan Campos que fue el primero en auxiliarme cubriéndome las heridas que sufrí con gasas. Llegaron mis amigos, se comunicaron con los encargados del parque y así comenzó el rescate. Fueron varias horas hasta lograr hacer una camilla con sogas y palos y así comenzar el descenso, con ellos portándome. Desde el punto que quede varado luego de la caída todavía había unos 300 metros que fueron interminables con la camilla.

No sé cómo me salvé, tuve un Dios aparte. Todos se sorprendieron de que a pesar de semejante caída solo tuve cortes en la cabeza. El rostro que me quedó desfigurado con hematomas, pero estoy bien, ya en casa recuperándome”

Miguel es deportista, eso tiene que ver también con la fortaleza que le dio su estructura ósea y muscular en los rebotes contra las piedras. En cuanto a las atenciones recibidas, el joven de 35 años agradece la predisposición de todos, especialmente al servicio de salud de Mendoza que lo atendió diligentemente brindándole además de las curaciones, contención. También hace una mención muy especial para el desconocido que apareció en la escena luego de la caída que le brindó el primer auxilio y que más tarde se enteraría que su nombre es Juan Campos… tal vez… un ángel.-

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
X